La vida es una (no me dejan poner la palabra que es y todo el mundo sabe cual)

Así como suena, tal cual. Pero la vida la hago yo una (esa palabra que no me dejan poner). No sólo soy fea, baja, gorda, deforme, ciega, sorda, tonta, torpe, imbécil, gilipollas y malafollá, sino que además la gente que no me conoce, no quiere conocerme, y la gente que me conoce, quiere dejar de conocerme. Y cuando intento no ser yo misma, hacer las cosas bien, peor me salen.

Ni siquiera voy a llegar a ser una vieja solitaria, de las que viven con 3 perros y 4 gatos y se pasan el día viendo la tele, porque los gatos no me gustan (ni yo a ellos), los perros siempre se me mueren “jóvenes”, y no voy a ganar dinero suficiente como para comprarme una tele.

Voy a crear una nueva especie de patéticos. Aunque seguramente no tendré el honor de ser la primera, ya habrá alguien que se me haya adelantado incluso en eso. Es que ni para ser deprimente soy la mejor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s