1 paso, 2 pasos ¿3 pasos?

No sé en qué parte del camino me perdí, si me salté algún paso o me he quedado atrás y me faltan varios por dar. A lo mejor es que he cogido otro camino distinto, más largo, oscuro, impredecible y desconcertante, pero ¿en qué punto me desvié?.
No recuerdo cuándo perdí el paso. Sé que empecé bien el trayecto: fuí al colegio, al instituto y a la Universidad. Sacaba buenas notas (aunque podrían ser mejores); salía los fines de semana, hacía amigos nuevos y mantenía el contacto con los más antiguos. Sabía lo que quería en un futuro próximo (pensar en los detalles exactos de un futuro lejano era impropio de la edad) y sabía qué pasos dar para conseguirlo. Tenía aficiones e intereses varios, podía mantener conversaciones durante horas; llevaba varias cosas a la vez: trabajo, estudios, novio, amigos, momentos de soledad necesarios, estar con la familia, viajar, etc. Conseguí adelgazar hasta quedarme en mi peso (54 kg, aunque a los 2 años ya los había recuperado).
La Universidad la empecé regular: 1º fue Filología Inglesa, no me gustó, los profesores no me motivaron y una compañera me tenía manía. Así que cambié a Psicología. Me fue bien, hice amigas, el 1º y 2º año no suspendí ninguna, (a partir de 3º sí, pero conseguía sacar cada año más o menos bien). Seguía haciendo amigos, estudiando, trabajando, seguía siendo yo, aunque un poco más rebelde, inconformista, se acentuó mi espíritu de la contradicción y ya no tenía tan claro qué quería que pasara en el futuro, aunque sí sabía los caminos que debía coger si quería que pasara una cosa u otra.
Y ahí me he quedado, después de la Universidad no sé qué me pasó. ¿Me arrastró la corriente alejándome de la orilla o me empujaron sin yo notarlo? Hice un master y quise irme fuera de Granada a trabajar para avanzar, pero ¿por qué no me fuí? ¿por qué me quedé aquí estancada? Creo que no lo intenté con todas mis fuerzas. Sé que el 50% de la culpa es de mi inseguridad. El otro 50% intento descubrirlo ahora, meditando, haciendo memoria para encontrar mi camino otra vez, pero sólo encuentro inseguridad y miedo, el que me tiene atrapada en el lado oscuro.
Observo a la gente que pasa por la calle y me dan envidia: van y vienen con sus vidas ya orientadas y sus ideas claras. Pienso que habrán hecho para conseguirlo, si alguna vez se han sentido desorientados o si se han parado a pensar en la vida tan aburrida y tradicional que llevan y lo que les gustaría romper con todo y hacer algo realmente significativo. Pero sobre todo los comparo conmigo: ¿por qué yo no me he construido una buena base? ¿por qué yo no soy del montón? ¿qué he hecho distinto a ellos para volverme rara, antisocial, torpe y lenta mental? ¿sería feliz si fuera de su especie? a esta última pregunta sí tengo respuesta: NO, me gusta ser distinta, pero quiero sentirme segura dentro de mis rarezas, ser dueña de mi vida, tener una buena base para poder llevar a cabo mis “extraños” planes sin tener miedo a caerme.
También me pregunto si estudiar Psicología me ha servido de algo, si he perdido 5 años de mi vida, porque no encuentro respuestas, porque no me dedico a nada relacionado y porque no recuerdo nada de lo que estudié.
Tanto desasosiego me hace sentir joven: soy como una adolescente perdida, indecisa e inmadura.
Soy mayor para replantearme la vida y empezar de cero, tengo demasiadas ataduras emocionales y más inseguridades que nunca. Si estoy en el camino equivocado tengo que encontrar el auténtico poco a poco, los cambios bruscos no están hechos para mi. Soy débil.
Pero por otra parte, no lo voy a negar, me dan ganas de cambiar radicalmente mi vida y la visión de las cosas, irme a Ruanda de misionera (atea) o “alistarme” en Green Peace (que va más con mi filosofía y preocupaciones). Lo malo es que no sé escalar edificios ni barcos para colgar pancartas, ni conducir una zodiac, y no creo que soportara más de 2 días sin ducharme. Y además soy una cobarde.
Si al menos se me diera bien el baile, la pintura, la música, el cante, la cocina creativa, escribir o interpretar… pero es que no soy buena en nada. Todas las personas nacen con una virtud (o más), pero ¿y yo?. Me pregunto cuál será ese don tan oculto. Espero que no sea ver muertos en ocasiones…
¿Qué hago con mi vida a estas alturas de la vida?
Pues nada, ¿qué voy a hacer? Cobarde, vaga y torpe, mejor doy gracias por lo que tengo, que en mi situación es mucho. Seguiré esperando y analizando. ¿O puedo cambiar? ¿Cómo puedo ignorar el miedo?
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 1 paso, 2 pasos ¿3 pasos?

  1. Verdel dijo:

    Cada vez que te leo me haces pensar un montón. En muchas cosas me siento identificada contigo (aunque no te lo creas) más cosas de las que yo pensaba… Me encantaría poder tener conversaciones como las que teníamos antes ¿te acuerdas? Ah! Y antes de que se me olvide ESCRIBES MUY BIEN… no creas que todo el mundo sabe expresarse como tú… (yo soy pésima) así que no digas que no se te da bien nada. Besos Solete.

  2. Luis dijo:

    A unos nos cuenta un poco  más que a otros… (me incluyo en los que tardan)
    Me gusta mucho una frase de Anakin a Conde Duku "aprendo despacio… pero aprendo"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s