Darth Vaner vs. Mamis

Lo siento madres del mundo, ahora os toca a vosotras.

Pero antes quiero hacer una aclaración: con esta crítica no me refiero a todas las madres del mundo, que conste que yo a la mía la quiero mucho, y no todas son así, pero las que lo son… ¡vade retro, Satanás!

Es un “colectivo social”, mayoritario por desgracia, que me exaspera. Lo llamo colectivo porque actúan de forma parecida, aunque no consensuada, y no todas tienen poder político ni social, pero se las puede considerar dentro de un mismo grupo ideológico. Yo las llamo “mamis”.

Sabréis diferenciar a las “mamis” de las madres por las siguientes características:

– idolatrar a sus hijos hasta el punto de no ver ni un solo defecto y cada detalle es gracioso, inteligente y esperan a que todos le hagamos adoraciones al niño.

– creerse las personas más importantes del mundo.

– despreciarte por no ser de grupo y no tener intención de pertenecer.

– necesidad ser aduladas constantemente por sus semejantes.

– necesidad de dejar a sus hijos por encima de los hijos de otras mamis o madres.

– reunirse en grupos que ocupan todo el acerado público y no dejarte pasar aunque lo pidas por favor, principalmente en la puerta del colegio y cafeterías cercanas.

– aparcar en 2ª fila en la misma puerta del colegio, todas a la misma hora, sin importarles si queda espacio para que circulen los coches, parando el tráfico para apear a los niños y quedándose mirando hasta que el niño está dentro de la clase (no del colegio, que ya es un lugar seguro).

– obstruir el paso allá donde te las encuentres y echarte la mirada de la muerte cuando pasas muy cerca de ellas.

– hablar tan alto de sus asuntos personales que no tienes más remedio que escucharlo aunque no quieras.

– vestirse como adolescentes y comportarse como tales ante situaciones ridículas para una mujer adulta.

– vestir a sus hijos de tiroleses, a sus hijas enseñando las braguitas y, los domingos, vestirse toda la familia conjuntaditos.

– llevar pantalón blanco marcando tanga o no marcando nada porque no hay nada que marcar.

– llevar el pantalón tan ajustado que se les mete por la hucha (delantera y trasera), provocando gestos de asco en el resto de las personas, que ellas interpretan como “uumm, se han fijado y les gusta, qué sexy soy”.

– a unas pocas, muy pocas, se les puede ver haciendo deporte por paseos y jardines, recién salidas de la peluquería y maquilladas como si fuera Nochevieja, lo cual indica que no van a hacer deporte, sino a lucirse en otros ambientes distintos de la puerta del colegio, la cafetería, el Corte Inglés o el supermercado.

– si os acercáis a un grupo de mamis y pegáis oreja, comprobaréis que el número de conversaciones es limitado, concretamente hay 3 tipos distintos:

1. Mi casa es monísima

2. Mi hijo esto, mi hijo lo otro.

3. Yo compro lo mejor siempre.

– según su criterio, el profesor nunca lleva razón, es un docente malísimo, tiene manía a su hijo, además en el colegio se deben realizar las actividades que ellas decidan, como ellas decidan y sus hijos deben estar donde ellas decidan.

Por lo que he podido observar, este grupo se está expandiendo entre la sociedad. Si dejamos que esto ocurra corremos el riesgo de poner en peligro de extinción a la “mater vera”, esto traería unas consecuencias gravísimas a largo plazo, estando el mundo dominado en el futuro por los hijos de estas mamis, niños malcriados, caprichosos, con una vaga ideología moral y ética basada en el aspecto físico y el poder económico, con el umbral de frustración muy bajo, una autoestima por encima de los niveles normales y sanos, con un concepto equivocado de la humanidad, creyendo que estamos para servirles y adorarles.

Este sería, sin duda, el final de la humanidad, daríamos paso a una nueva especie: el “asinus ineptus vulgaris”. Que el Señor nos coja confesados…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Protesta y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Darth Vaner vs. Mamis

  1. Lo de faltar al trabajo es muy fuerte. Debería estar limitado por ley a 1 ausencia a tu puesto por año trabajado para ir a ver a tu hijo. Hay madres que piensan que lo primero es el teatro de tu hijo y lo segundo el resto del mundo.
    Sobre los niños enfermos me callo, supongo que debe ser angustioso ver a tu hijo con 37’2 de fiebre y quejumbroso: “maaamiiii cómprame una PS3 que estoy malito”. Y la madre echando hostias al médico y faltando 3 días al trabajo. Me gustaría verlas en los años 40 criando a sus niños mientras trabajaban en el campo 7 días a la semana 20 horas al día y sin poder faltar ni aunque se estuvieran muriendo. Hasta yo, que no tengo hijos, sé lo que es el Dalsy y el Apiretal, coño! que sé que se guardan en la nevera y que todas las familias lo tienen!!
    Lo del bar otra cosa que tenía que estar regulada por ley: si te llevas a un niño al bar lo atas con una soga de trasatlántico a tu silla y que no se mueva a más de un metro de distancia. ¿Por qué puñetas tengo yo que aguantar los gritos y patadas de los hijos de otros? que lo aguanten sus padres, que para eso están hechos de otra pasta (porque para aguantar a algunos hay que tener paciencia de santo…).
    Besitos, te quiero!

  2. ANTONIO JESÚS dijo:

    Hola a tod@s.

    Antes de comenzar, quiero dejar claro que no tengo nada en contra de la maternidad. Mis quejas se encaminan al mal ejercicio y entendimiento de lo que es ser madre.

    A todo lo que ha escrito Vanesa yo añadiría lo siguiente:

    * Si hay una actividad cultural (teatro, baile..) de sus hijitos, entonces la mami pide permiso en el trabajo y hace el compromiso a sus demás compañeros para que le cubran en el puesto. Supongo que tiene que ser muy bonito ver a tu retoño desgañitarse en la actuación, pero ¿cuándo puedo usar yo ese mismo derecho? ¿Puedo decir que me voy a ver a mi mujer porque va a bailar sevillanas? ¿Y si lo que me apetece es ve a mi perro revolcarse en el césped de un parque?

    * La fiebre de los niños pequeños, uhhhhhhhhhh… algo mortal en lo países desarrollados en pleno siglo XXI. Esto lleva a hordas de mamis a colapsar urgencias con sus niños enfermos. Como todos, alguna vez he tenido que ir a urgencias (en mi caso por una fractura) y me ha tocado ver a esas sufridoras madres con sus niños. Pues os digo que los pediatras no dejan de dar consejos sobre como bajar esa fiebre y no tener que salir ni de casa.

    * Y para la mi lo peor es el grupo de mamis/papis que sueltan a sus niños en un bar. Ya sabemos que un bar no es un reducto de paz, pero se puede volver un infierno cuando 4 o 5 niños de la mesa de al lado empiezan a berrear y tirar cosas a tu lado. Curiosamente no lo hacen en las mesas de sus padres, a los cuales no se te ocurra decirles nada porque cargan contra ti y te tratan como a un demente por pedir que sus hijos se comporten bien. Una frase muy recurrente es : “son niños y tienen que jugar”. Pues llévatelos al parque y no los metas en un bar.

    Dicho todo lo anterior, personalmente me encantan los niños y me gusta mucho ver a los que son educados, a los que se comportan bien porque sus madres/padres han sabido como inculcarles esos valores.

    Te quiero mucho Nane. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s