Darth Vaner vs. Funny Games

“Por amor de Dios ¡que maten a esa familia ya!”

Esa fue la expresión que resume mi sensación al ver la película.

Y no porque yo estuviera sufriendo al ver la violencia, el drama, el dolor de los protagonistas, sino porque se lo merecían, por lerdos.

La sinopsis (desde mi punto de vista y con spoilers): una familia es retenida en su propia casa por dos psicópatas que se los van cargando poco a poco. Tiene mil quinientas oportunidades de deshacerse de ellos y todas son desaprovechadas.

Lo dicho: merecían morir

Y digo esto porque es ficción, vamos, no deseo la muerte a nadie sólo porque sea lelo, entonces yo sería la primera en morir, jeje.

Supongamos que están muertos de miedo, tan estresados por la situación, tan perdidos, desconcertados… que no saben bien cómo actuar en un primer momento: dos tíos se cuelan en tu casa hablando como Epi y Blas y dándote mamporros, ¡claro que estás desconcertado! hasta ahí llegamos. Pero 7 horas después ¿no estás ya desesperado e intentas lo que sea para escapar? Pues no, esta familia se queda esperando a que los maten.

Una de las muchas situaciones absurdas: está la esposa intentando echar de la casa a los dos chicos y llega el marido para poner paz e intentar enterarse qué está pasando. Vamos a ver, alma de cántaro, está tu mujer toda agobiada con los dos intrusos ¿y tu te pones a desvelar qué está pasando? échalos y luego habla con tu mujer y le preguntas qué ha pasado. Además ni la escucha ni la comprende, ni le llama la atención que la situación no sea normal. Podría haber optado también por darle los huevos y haber cerrado la puerta a cal y canto, y luego hablar con su mujer. Podría haberle dado los huevos y haber salido corriendo ellos de la casa. Podría haber echado a los chicos sin más ni más. Pero no, deja a su esposa por loca queriendo dar la razón a los asesinos, provocando todo lo que venía a continuación.

Cuando tiran a la esposa por la borda y se supone que muere ahogada, ¿no puede hacerse el muerto y mantenerse a flote hasta que la corriente la lleve a la orilla? No sé… no he intentado nunca hacer el muerto con las manos atadas a la espalda, pero se podría intentar al menos en lugar de dejarte morir.

Cuando el niño escapa de la casa ¿no puede ir a casa de unos vecinos que SÍ estén para alertarles y que llamen a la policía? Cuando ve que en casa de los vecinos no hay nadie (porque están muertos también), ¿no se le ocurre correr hasta otra casa? no, no, no, se mete en la casa vacía sin saber qué hacer ni dónde esconderse.

Cuando dejan solos en la casa al matrimonio, ¿no puede ella coger el coche y a toda velocidad tirar la verja de la casa y huir? pues no, sale corriendo por la carretera y claro, se vuelve a cruzar con los asesinos, en lugar de esperar a ver quién va en el coche, les llama la atención. Vale, no tenía las llaves del coche, no había más copias, no sabe que un puente se hace cruzando el cable verde y amarillo, la verja es de plomo y el coche de papel…lo que sea que impida la salida en coche a toda velocidad: ¡pues móntate en el barco y huye por el lago! o al menos no llames la atención del primer coche que veas pasar sabiendo que los asesinos están rondando el barrio. ¿Dime si no es para que la maten?

Y el padre ¿no tiene móvil? ¿me cuentas en que el año 2008 sólo tienen 1 móvil para toda la familia? 10 palos de golf, un barco, un todoterreno, una casa de vacaciones en el lago ¡y un sólo móvil! Por rácanos también se merecen morir.

En definitiva: una película muy aburrida que provocó en mi lo que el director quería provocar: rabia, odio y ganas de matar a esa familia. Objetivo conseguido, Michael Haneke.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y series y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Darth Vaner vs. Funny Games

  1. Antonio Jesús Romero Jiménez dijo:

    “¡Que le corten la cabeza!”
    Los cinéfilos ya sabréis a que película pertenece esta frase. Y la verdad es que en Funny Games debería haber rodado la cabeza de más de un guionista…

    Lo he pensado un buen rato y no creo que exista ninguna familia con menos sangre que la que refleja esta película. Las reacciones ante situaciones de vida o muerte son muy variadas, pero en una familia de tres miembros alguno de ellos tendrá algo de coraje, algún instinto de supervivencia. Yo no soy violento pero dan ganas de hablarle al televisor y decirle a alguno de la familia: “¡reviéntale la cabeza al niño rico de una vez!”.

    En cuanto a los dos “niños de papa” asesinos, pues resulta que no me parecen tan malos los personajes: dos educados psicópatas, casi amanerados en sus modales, pero más sanguinarios que Al Capone. Se hacen odiar, aunque quizás el fallo de la película es que se, al final, la familia se vuelve más odiosa que los propios asesinos.

    No he leído la visión o enfoque que quería darle el director a su película, quizás quería conseguir ese odio y animadversión hacia la familia. En fin, una film que no creo que vuelva a ver.

    Muchos besos para “la Vane”

    • Jeje, qué bueno lo de que le corten la cabeza. Bueno, lo entenderán cinéfilos y amantes de cuentos infantiles, que antes que peli fue cuento, de Lewis Carrol.
      Lo de “la Vane” no me gusta naaadaaaaa. Eso me lo guardo para cuando estemos en casa y te pueda cantar las 40.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s