Perro callejero

Deambulo solo por la calle. No sé adonde ir, no tengo casa ni familia ni amigos, no sé siquiera dónde estoy ni si estas calles son seguras. Los coches pasan rápido y ninguno se detiene para dejarme pasar, aunque tampoco me importa cruzar la calle o seguir otro camino, para mi todos llevan a un mismo sitio: soledad, angustia, hambre y frío.
Ayer pasé mucho calor y no tenía agua para beber, ¿o fue hace más tiempo? Hoy hace mucho frío y no tengo con que abrigarme ni donde guarecerme.
Llevo muchos días sin comer. Hoy me han echado de la terraza de un bar, yo quería coger los restos del suelo, pero me han dado una patada y muchos gritos. A otros como yo que allí había sentados con humanos no les han hecho nada, supongo que yo merezco menos, no valgo nada.
Seguro que por eso mi amo ya no me quiere, no valgo nada y me echó de su vida, me alejó de mi familia, no soy digno de su compañía.
Ya no sé cuántos días llevo andando solo, estoy muy cansado y hambriento, no quiero andar más.
Aquí parece que hay un rinconcito tranquilo, voy a descansar un poco. Sí, aquí estaré bien. ¡Ummm! ahora no siento frío ni hambre, aquí puedo dormir, descansar para siempre.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Protesta, Relato y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s